,

¿Autónomo o sociedad? Pros y contras de las principales figuras jurídicas

¿Autónomo o Sociedad Limitada?

A la hora de adentrarse en un proyecto de emprendimiento para constituir un nuevo negocio debemos plantearnos las ventajas e inconvenientes de dos de las principales figuras jurídicas a las que la mayoría puede acceder. ¿Sociedad limitada o hacerse autónomo?

Autónomo o sociedad limitada: Qué elegir para crear tu negocio

 Un trabajador autónomo es aquel que realiza en nombre propio y a través de una empresa una actividad profesional, industrial o comercial.

 Por su parte, una sociedad limitada es una sociedad mercantil, que puede estar formada por una o varias personas, que tendrá personalidad jurídica distinta a la de sus miembros.

 La diferencia principal entre ambos modelos es que el autónomo tributa por IRPF y el que constituye una sociedad limitada lo hace por el impuesto de sociedades.

Pros y contras de darse de alta como autónomo

¿Cuáles son los principales puntos a destacar si te haces autónomo?

●     Constitución de la empresa

Esta es sin duda una de las principales ventajas de hacerse autónomo, ya que los trámites de gestión para darse de alta son mucho más sencillos, inmediatos y gratuitos.

 Para declararse autónomo basta con darse de alta en Hacienda, para el impuesto de actividades económicas (IAE) y la declaración censal en el Censo de Empresarios y Retenedores, y en la Seguridad Social, para afiliarte el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos. Ambos trámites, el de Hacienda y el de la Seguridad Social, pueden realizarse de forma online a través de los Puntos de Atención al Consumidor (PAE).

  • Riesgos y tributación

El autónomo, al tener el pleno control de la empresa, su responsabilidad es ilimitada. Por tanto, en caso de pérdidas, deudas o quiebra, este responde en su totalidad con sus propios bienes.

 Por otra parte, como hemos indicado, una vez que el autónomo comience su actividad tributará por el IRPF por módulos o por el sistema de estimación directa a través de la diferencia entre gastos e ingresos.

 Además, los autónomos deberán presentar declaraciones trimestrales del IVA, su versión anual y un libro de cuentas.

Pros y contras de darse de alta como sociedad limitada

En cambio, en una sociedad limitada destacamos los siguientes aspectos.

●     Constitución de la empresa

A diferencia de darse de alta como autónomo, los trámites para constituir una sociedad limitada son más complejos y costosos, ya que, para empezar, será necesario aportar un capital social que no podrá ser inferior a 3.000€.

 Lo primero que deberá hacerse será inscribirse en el Registro Mercantil y aportar, además del capital social, el domicilio social, el capital social, el objeto social, los socios que la van a formar y los órganos de administración que van a gestionar el negocio. A continuación, habrá que solicitar un CIF, un trámite que puede demorarse hasta 30 días.

  • Riesgos y tributación 

En pros, una sociedad limitada responde frente a sus riesgos económicos con el capital que cada socio haya aportado.

 En contras, una sociedad limitada tiene muchas más responsabilidades es materia de contabilidad, ya que habrá que disponer de una contabilidad oficial, distinguir claramente los bienes de los socios de los de la propia sociedad, presentar cuentas anuales y libros contables, tributar por el Impuesto de Sociedades, etc.

 ¿Te has decantado por una de las dos figuras jurídicas? Si lo precisas, acude a nuestro asesoramiento de empresas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *