,

Cómo tratar a un empleado conflictivo

trabajador conflictivo

Cuando en una empresa nos enfrentamos a un empleado conflictivo nos planteamos un dilema difícil de solventar. Como directivo o empresario, hay diversas tácticas y estrategias a las que se puede recurrir para hacer frente a esta situación de manera profesional.

En ocasiones las empresas deben hacer frente a un empleado conflictivo que genera un ambiente tóxico, el cual dificulta el entendimiento entre los miembros del equipo y, por tanto, repercute en las relaciones laborales. Lo peor es que todo ello puede afectar al funcionamiento de la actividad empresarial. Esto suele ocurrir cuando dicho empleado mantiene un firme convencimiento de que se lo puede permitir, bien porque él mismo genere muy buenos resultados en cuestiones de rentabilidad, o bien porque haya alcanzado muy buenos logros en operaciones de negocio anteriores y, por ende, presente cierta superioridad respecto a los demás trabajadores.

Para ayudar a mejorar dicho comportamiento, el primer paso es identificarlo, para después evaluarlo y poder plantear una solución.

Pasos para afrontar un empleado conflictivo

Una vez que hayamos identificado a un empleado conflictivo, debemos ser muy precavidos, ya que ante todo debemos priorizar el correcto funcionamiento del negocio y, tal vez, antes de llegar al despido, podamos solucionar el problema.

  1. Recopila información antes de plantear una conversación cara a cara. Observa cómo actúa con sus compañeros, cuál es su rendimiento, su estado de ánimo… Es muy importante que puedas demostrar los hechos, no las valoraciones. Debes saber explicar el efecto que tienen sus acciones y su actitud en la empresa.
  2. Acuerda una conversación en privado con el empleado para mantener la confidencialidad. Es importante comunicar el problema, pero haciendo énfasis en que su conflictividad se limita a determinadas áreas. Se trata de llegar a un acuerdo sin alcanzar la discusión. Infórmale sobre la situación y trata de escuchar sus argumentos y cuáles pueden ser las causas de su mala conducta.
  3. Establece plazos para el cambio: El problema no se podrá solucionar de manera inmediata, sobre todo, si se trata de una cuestión personal. Realiza un seguimiento para ver si este empleado conflictivo realmente se ha propuesto cambiar.
  4. Formación y mentoring: Ofrécele tu ayuda sin dejar de mostrar autoridad ante ellos. Si el conflicto está ligado con las habilidades sociales de la persona o un problema de competencia, se puede recurrir a tratar de ayudarle mediante la formación y el mentoring personalizados.
  5. Amonestación o poner fin a su contrato laboral: Si pasado ese plazo propuesto, el empleado continúa siendo conflictivo, llega el momento de pasar a la amonestación o al despido, en función de la gravedad de la circunstancia.

¿Se ha resuelto el conflicto? Si la situación es delicada y requiere de un asesoramiento empresarial, puedes ponerte en contacto con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *