• Comunicación no verbal, fundamental para las relaciones laborales

    En estos tiempos donde la comunicación es la base de la sociedad, el lenguaje corporal, las posturas e incluso los gestos faciales son claves para lograr una comunicación eficaz, no solo en el día a día, sino también en el trabajo.

    Muchos nos concentramos en utilizar las palabras adecuadas para nuestros discursos o para dirigirnos a nuestros compañeros o jefes. Sin embargo, la comunicación verbal no es suficiente, debe ser reforzada con la comunicación no verbal.

    La comunicación no verbal es un tipo de lenguaje corporal innato, imitativo y aprendido, que las personas utilizan para transmitir mensajes, en la mayoría de los casos de forma inconsciente. Para llevarla a cabo, se utilizan diferentes partes del cuerpo que trabajan en una unidad para enviar un mismo mensaje, y para ello usamos signos visuales como los gestos, movimientos corporales, risas, suspiros o bostezos, pero también algunos factores asociados al lenguaje verbal como el tono, el ritmo o el silencio.

    Pero con la comunicación no verbal hay que tener cuidado, porque si no la tenemos del todo controlado podemos estar enviado el mensaje equivocado.

    Diversos expertos en la materia estiman que entre 60% y un 80% de la comunicación diaria es no verbal, y es en la oficina donde solemos pasar la mayor parte del día. Por eso es en este espacio donde el lenguaje corporal puede resultar más importante de lo que nos imaginamos.

    Es a través del lenguaje kinésico donde un trabajador puede demostrar seguridad, credibilidad o confianza y también para la realización de presentaciones, entrevistas de trabajo o reuniones. Un correcto lenguaje corporal aumentará las posibilidades de crecer laboralmente de un empleado dentro y fuera de la empresa.

    Hoy en día la mayoría de las empresas están cada día más interesadas en que sus empleados aprendan formas más efectivas de comunicarse, de liderar, de llegar a sus clientes y de expresar sus necesidades de la forma más correcta posible.

    Pero la comunicación no verbal correcta, no solo es necesaria para las conversaciones entre compañeros sino para presentaciones, entrevistas, exposiciones o reuniones.

    ¿Cómo mantener una buena comunicación no verbal en el entorno laboral?

    • Mantener un contacto visual y expresar con los ojos para demostrar seguridad en los planteamientos que se están emitiendo. No obstante, se recomienda no abusar de él, ya que podría llegar a intimidar a los demás.
    • Es importante conservar una postura erguida y natural. Lo mejor es evitar las posturas cerradas o brazos cruzados.
    • Encontrar un lugar idóneo para establecer contacto con los compañeros.
    • Manejar una expresión acorde a la situación que se presente.
    • Crear una dinámica con los oyentes, evitando a toda costa las pausas muy largas.
    • Las manos siempre complementan el lenguaje verbal. Lo mejor es no moverlas demasiado mientras se conversa, para no provocar una distracción.
    • La manera de sentarse también es fundamental. Dependiendo de la circunstancia o del tipo de reunión cruzar las piernas transmite seguridad y deseos de manejar el escenario, para una negociación esta postura es ideal. Si en cambio las piernas se encuentran en paralelo, transmitirán tranquilidad y disposición.

    Post Tagged with ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook