• ¿Qué es el “GigEconomy” y porque esta figura está sacudiendo el modelo clásico de contratación de personal?

    El mundo laboral y las contrataciones de personas se están adaptando a los nuevos tiempos, sufriendo cambios importantes en su ejecución.

    De esta adaptación ha surgido el “GigEconomy”, una figura que nació hace 10 años en Estados Unidos y que está sacudiendo por completo el modelo de contratación de personal que conocíamos. Pero ¿Qué significa “GigEconomy”? Para definir este termino empezaremos por conocerlo etimológicamente.

    Un “Gig” era lo que, según el argot del Jazz, se entendía como un “compromiso” musical por el que se contratan músicos para actuaciones momentáneas.

    Sabiendo esto, podríamos traducir “GigEconomy”, como “economía de los pequeños encargos” o “economía de conciertos”, y extendiendo un poco la definiríamos como la economía o sueldo que se percibe por la realización de trabajos de duración determinada. Esta tendencia actual se caracteriza por la prevalencia de contratos a corto plazo o de trabajo independiente, en lugar de empleados permanentes.

    ¿Qué clase de trabajadores se ven envueltos por el “GigEconomy”?

    Los trabajadores que están sumergidos en este fenómeno son los que se denominan “freelance” o autónomos, que incluye mensajeros, conductores y productores de vídeos.

    Los sectores más dados a esta nueva tendencia son la informática, el arte y diseño, la construcción, los medios y comunicación, y el transporte.

    El “GigEconomy”: ventajas y desventajas para los trabajadores

    En la economía de conciertos, en lugar de salario regular, a los trabajadores se les paga por los “conciertos” que hacen, como una entrega de comida, un diseño o un viaje en automóvil.

    Se estima que, en el Reino Unido, cinco millones de personas están empleadas en este tipo de capacidad, mientras que en España se superan los 3 millones de trabajadores. Por su parte, en los Estados Unidos los trabajadores de “GigEconomy” han aumentado en casi cuatro millones desde 2003.

    Los defensores de esta economía sostienen que las personas que trabajan en esta tendencia pueden beneficiarse de horarios flexibles, autocontrol, sin límite de ingresos, colaboraciones periódicas y creación de una red de contactos. Pero al ser contratados como contratistas independientes, el freelance aporta todos sus recursos, es decir, su conocimiento, experiencia profesional, tiempo e instrumentos. Además, no tienen protección contra el despido improcedente, no tienen derecho a pagos por despido, no tienen derecho a vacaciones pagadas y no tienen derecho a recibir salario mínimo. Y, por supuesto, han de cotizarse ellos mismos a la Seguridad Social como autónomos, realizar todas las declaraciones y pagos pertinentes en Hacienda.

    Para las empresas, el beneficio recae en que solo pagan cuando el trabajo esta disponible y no incurren en costos de personal cuando la demanda no está presente.

    ¿Cuáles con los motivos del crecimiento del “GigEconomy?

    Son muchos los motivos que han dado lugar a la gran aceptación de este fenómeno en el mundo laboral. Gracias a la crisis económica en la que estuvo sumergida el país junto a la proliferación de las startups y la digitalización de la economía han conducido a las empresas a obtener rentabilidad sobre los servicios temporales de un autónomo.  El 56% de las ofertas para freelance están directa o indirectamente relacionadas con el ámbito digital.

    ¿Qué ofrece el modelo “GigEconomy” a las empresas?

    • Ahorra costes
    • Agiliza el trabajo
    • Aporta profesionales con un mayor grado de experiencia
    • Externaliza tareas operativas que consumen mucho tiempo
    Post Tagged with ,

One Responseso far.

  1. […] y por lo tanto, la generación de trabajos indirectos, que están contribuyendo al auge de la GigEconomy o economía a demanda, en la que los trabajadores han evolucionado hacia empleos flexibles o […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook