,

Cómo implementar un plan de igualdad en la empresa

plan de igualdad

Conseguir una igualdad total entre hombres y mujeres dentro de la empresa debería ser una prioridad en todas las organizaciones. Si bien es cierto que la brecha entre géneros se va reduciendo poco a poco, todavía hay muchos hándicaps que hacen que la igualdad sea efectiva en todas las empresas. Por eso, y para conseguirlo de manera real, es importante contar con un plan de igualdad en la empresa.

¿Qué es un plan de igualdad?

Antes de entrar en materia, es importante saber de qué estamos hablando. Un plan de igualdad es un documento que incluye un conjunto de medidas evaluables para evitar, a nivel laboral, todo lo que impide o dificulta la igualdad efectiva de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, así como eliminar la discriminación por sexos. Para poder elaborar este plan previamente se hará un diagnóstico de situación, que deberá ser negociado con la representación legal de las personas trabajadoras.

Así lo define la Ley 3/2007, de 22 de marzo, de igualdad efectiva entre hombre y mujeres, ley que ha sido modificada de manera reciente por el Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo. Este decreto de medidas urgentes, incorpora novedades con el objetivo de reforzar el compromiso de las empresas en materia de igualdad.

Con la nueva modificación, las empresas que deben implementar un plan de igualdad son las que cumplen las siguientes condiciones:

  • Tener en plantilla más de 50 personas trabajadoras. Con esta condición, se establece un plazo de 3 años para implantar el plan. Sin embargo, los plazos se irán reduciendo conforme aumente el número de empleados de la empresa.
  • Si el convenio colectivo al que pertenece la empresa lo establece como obligatorio, pese a que la empresa tenga menos de 50 empleados.
  • Si, tras un procedimiento sancionador, así lo exigen las autoridades laborales.

Pasos para implementar un plan de igualdad

A la hora de realizar la implementación de un plan de igualdad, hay que tener en cuenta que éste debe partir de un análisis de situación previa que recoja la tipología de la plantilla, el estado de la misma y todas las acciones que se han estado llevando a cabo hasta el momento de materia de igualdad para que se tenga una base desde la que partir. Por otra parte, y como todo plan que quiera ser efectivo, hay que marcarse unos objetivos a conseguir en un plazo determinado, ya que estos guiarán las acciones a realizar.

Con toda esta base, ¿qué pasos hay que seguir para implementar un plan de igualdad? Podemos resumirlos en 6 fases.

  • Compromiso de la alta dirección. Lo primero para que el plan de igualdad sea efectivo es buscar y conseguir el compromiso de toda la alta dirección de la empresa para que, a su vez, sean ejemplo para el resto de trabajadores. De nada sirve un plan si los que deben velar por su cumplimiento no predican con el ejemplo.
  • Comisión permanente. Debe existir una comisión formada de manera igualitaria entre trabajadores y trabajadoras que vele por el cumplimiento de las pautas marcadas en el plan.
  • Análisis y diagnóstico. Este punto lo hemos comentado antes, ya que se debe realizar un análisis abordado desde la perspectiva de género para conocer el estado de la empresa en esta materia. Como se incluye en el Real Decreto-ley el diagnóstico de situación negociado deberá incluir la propuesta de igualdad en los siguientes objetivos:
    • Proceso de selección y contratación
    • Clasificación profesional
    • Formación
    • Promoción profesional
    • Condiciones de trabajo y auditoría salarial entre mujeres y hombres
    • Infra-representación femenina
    • Retribuciones
    • Prevención del acoso sexual
  • Planificación de acciones. Con la base ya establecida, es el momento de plantear acciones personalizadas para que en la empresa exista una igualdad real. Clasificación empresarial, retribuciones salariales y no salariales, conciliación familiar, plan de carrera, prevención del acoso sexual y laboral… Estas acciones pueden abarcar muchas materias dependiendo de las necesidades de la empresa.
  • Implementación. Con todas las acciones claras, es el momento de llevar a cabo la implementación de las medidas. Para implantar estas medidas toda la plantilla deberá ser informada de la existencia del plan y de todas las acciones que lo conforman.
  • Evaluación. Por último, hay que evaluar de manera periódica que las acciones y medidas consensuadas van por el buen camino. Además, la ley también ha establecido como obligatorio el seguimiento y evaluación del plan, donde se comprobarán los recursos invertidos y los resultados del plan.

Asimismo, las empresas estarán obligadas a inscribir sus planes de igualdad en el Registro de Planes de Igualdad de las Empresas, dependiente de la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y de las Autoridades Laborales de las CCAA.

Lo ideal es contar con ayuda profesional para poder realizar la fase de análisis y planificación. Si precisas de ayuda en esta materia, estaremos encantados de ofrecerte nuestra experiencia en la implementación de planes de igualdad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *