Por qué se celebra el Día del Trabajador

El Día del Trabajador es un día aclamado por todos a nivel internacional. Es un día festivo y nos sentimos afortunados de contar con un día más de descanso en nuestro calendario laboral. Somos conscientes de que es un día histórico que rinde homenaje a la clase trabajadora, ¿pero realmente conocemos todos los detalles de esta historia?

 El primero de mayo no deja de ser un día para reivindicar la importancia de un trabajo digno, libre de explotaciones y de condiciones precarias. La fecha por excelencia para el movimiento obrero.

La historia del 1 de mayo, Día del Trabajador

Concretamente este día homenajea el 1 de mayo de 1886. Ese día unos 80.000 trabajadores liderados por Albert Pearsons comenzaron en Chicago una huelga que pasó a ser historia por reivindicar la jornada máxima de 8 horas. Este día señalado simboliza un antes y un después tras la lucha que acabó en muerte de los conocidos como “mártires de Chicago”, el grupo de sindicalistas condenados por su participación en la huelga.

Tres años después, la Segunda Internacional decidió en su congreso de París declarar este día como jornada reivindicativa a nivel global. España comenzó a celebrarlo un año después, en 1890, en un acto presidido por Pablo Iglesias, para reclamar a nivel europeo y por primera vez de forma coordinada la jornada legal máxima de 8 horas.

Pero profundicemos más en los detalles.

Todo lo que hay tras el Día del Trabajador

Como comentamos, todo comenzó este día con lo que se llamó la revuelta de Haymarket. Dicha revuelta comenzó como una marcha pacífica en apoyo a los obreros que reclamaban la jornada laboral de 8 horas. Esta reivindicación nació como respuesta al cambio que ya había anunciado el presidente estadounidense Andrew Johnson, con la Ley Ingersoll, para establecer las ocho horas de trabajo diarias y que los empresarios se negaban a acatarlas.

Sin embargo, el tercer día de marchas se convirtió en una auténtica batalla campal cuando los huelguistas hicieron frente a un grupo de esquiroles. Fue entonces cuando la Policía comenzó a disparar y provocaron decenas de heridos y muertos. Al día siguiente, se convocó una protesta en la plaza de Haymarket, donde estalló un explosivo que acabó con la vida de un agente, provocando que las autoridades abrieran fuego como respuesta y detuvieran a numerosas personas.

Tras la celebración de un procedimiento judicial, pese a que se nombrara a una treintena de personas, acabaron siendo juzgados ocho anarquistas. Tres de ellos fueron sentenciados a penas de prisión y los otros cinco, condenados a muerte, ejecutados el 11 de noviembre de 1887. Sin embargo, la culpabilidad de los condenados nunca fue probada.

Ese mismo año la organización de trabajadores denominada Noble Order of the Knights of Labor logró que el sector empresarial cediera ante la presión de las huelgas organizadas por todo el país.

Poco a poco el movimiento se fue extendiendo a todo el mundo y los derechos de los trabajadores comenzaron a obtener mayor reconocimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *