• Qué es y cómo emplear el permiso de lactancia

    permiso de lactancia

    Para mejorar la calidad de vida de los trabajadores que acaban de ser padres y poder asistir a las necesidades más primarias del bebé en sus primeros meses de vida, el permiso de lactancia es el mejor aliado. Infórmate de sus requisitos y condiciones.

    Cuidar al bebé en buenas condiciones y seguir al pie del cañón como profesional es todo un reto hoy en día. A la hora de regresar a la jornada laboral después de tener un hijo, las madres y los padres se enfrentan a un gran dilema:  ¿Cómo adaptarse de nuevo al trabajo con semejante responsabilidad a las espaldas las 24 horas del día?

    Como comentábamos en otro de nuestros posts, uno de los derechos vinculados a la conciliación laboral y familiar es el permiso de lactancia.

    ¿Qué es el permiso de lactancia?

    El permiso de lactancia es el derecho (recogido en el artículo 37.4 del Estatuto de Trabajadores) que establece la posibilidad de que la madre o el padre pueda ausentarse una hora del trabajo, de manera diaria, para la lactancia del bebé hasta que el mismo cumpla los 9 meses de edad. Un derecho válido para una lactancia natural o artificial. Este permiso puede ser solicitado con 15 días de antelación para la reincorporación a la vida laboral después de haber disfrutado de la baja de maternidad o paternidad, se haya tenido al bebé de manera natural, por adopción a acogimiento.

    Tanto hombres como mujeres pueden acogerse a este derecho, pero en el caso de que ambos progenitores trabajen sólo uno de los dos puede solicitarlo.

    ¿Cómo se puede aplicar el permiso de lactancia?

    Hay distintas formas de aplicarse.

    Esta hora de ausencia diaria del trabajo puede dividirse en dos fracciones (dos medias horas) o no; de igual modo, el momento de dicha ausencia puede ser escogido cuando el beneficiario lo considere oportuno. Esta opción es recomendable cuando el empleado o la empleada tiene a su hijo en una guardería o domicilio cercanos y puede acudir a amamantarlo en cualquier momento de su jornada. De no ser así, este permiso puede emplearse como reducción de jornada, pero en este caso solo podrá ser de media hora.

    Al mismo tiempo, el permiso de lactancia cuenta con la posibilidad de ser acumulable por jornadas completas. Es decir, en vez de ausentarse una hora diaria, la madre o el padre disfrutarían de un permiso retribuido por la empresa por los días que correspondan.

    ¿Cuántos días corresponde acumular si se opta por el permiso de lactancia por jornadas completas? En este caso, debe ser el convenio colectivo al que pertenezca el trabajador o trabajadora el que establezca el número de días que corresponde acumular. En su defecto, estos días deben ser de mutuo acuerdo entre el trabajador y la empresa.

    Para un cálculo exhaustivo se debe tener en cuenta las horas que se dejan de trabajar por el permiso, desde que se solicita el permiso de lactancia hasta que el pequeño cumple los 9 meses (sin incluir festivos y días no laborables).

    Para los partos múltiples el permiso se incrementará proporcionalmente.

    ¿Tienes dudas respecto a otras cuestiones que incumben al permiso de lactancia? Como asesores de empresa en Rico Beltrán podemos ayudarte. Contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook