• Tipos de contrato de trabajo

    Un contrato es un acuerdo entre un empresario y un trabajador. Existen muchos tipos de contrato laborales, pero cada uno tiene sus peculiaridades, sus características y sus cláusulas que conviene conocer.

    Te contamos a que refieren cada uno de ellos:

    Contratos indefinidos

    Este tipo de contrato no tiene límite de tiempo en la prestación de los servicios, en cuanto a la duración del contrato y podrá formalizarse manera verbal o escrita.

    En principio, el contrato indefinido refleja estabilidad en la empresa por parte del contratado y compromiso por parte del contratante.

    Son adecuados para ofrecer estabilidad, compromiso y buenas condiciones laborales. Además, cuenta con bonificaciones para incentivar el acceso al empleo de determinados colectivos. El contrato indefinido puede ser a tiempo completo o a tiempo parcial.

    ¿Las administraciones pueden convertir, por sí mismas, en contrato indefinido cualquier relación laboral?

    En principio sí, pero solo si nos encontramos ante cualquiera de estos tres casos:

    • Trabajadores que no hubieran sido dados de alta en la Seguridad Social transcurrido un plazo igual al del periodo de prueba.
    • Trabajadores con contratos temporales celebrados en fraude de ley, es decir, cuando no se cumplen los requisitos establecidos para contratos temporales en el Estatuto de Trabajadores.
    • Trabajadores que, en un periodo de treinta meses, hubieran estado contratados durante más de 24 meses para el mismo puesto de trabajo en la misma empresa mediante dos o más contratos temporales.

    Contratos temporales

    Este tipo de contrato es aquel que tiene por objeto el establecimiento de una relación laboral entre el empresario y el trabajador por un tiempo determinado y una actividad concreta.

    Existen 3 tipos de contratos temporales:

    • Contrato de obra o servicio determinado: Es el que se concierta para la realización de una obra o la prestación de un servicio determinado, con autonomía dentro de la actividad de la empresa. Su duración, a partir del 18 de junio de 2010, no podrá ser superior a los 3 años, ampliables en 12 meses más por convenio colectivo. Transcurrido el plazo máximo, los trabajadores adquirirán la condición de trabajadores fijos de la empresa. Al finalizar el contrato se indemnizará al trabajador con 12 días de salario por año de servicio.
    • Contrato eventual por circunstancias de producción: Es aquel que se concreta para hacer frente al aumento no previsto de la actividad productiva causada por circunstancias de mercado.  Se podrá formalizar por escrito o de manera verbal, salvo aquellos que tengan una duración superior a cuatro semanas o a tiempo parcial que, obligatoriamente, han de celebrarse por escrito. La duración será de un máximo de 6 meses y se podrá formalizar una única prórroga. Al finalizar el contrato se indemnizará al trabajador con 12 días de salarios por año de servicio.
    • Contrato de interinidad: Su objeto es el de sustituir a trabajadores con reserva de su puesto de trabajo, suspensión de contrato para cubrir temporalmente un puesto durante el proceso de selección o sustitución en periodos de vacaciones. La duración del contrato coincidirá con el tiempo que dure la causa que lo fundamenta. Además, siempre deberá formalizarse por escrito.
    • Contratos para la formación y el aprendizaje: El objetivo de este tipo de contratos es el de la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de trabajo remunerado en una empresa con actividad formativa. El trabajador que sea contratado bajo este régimen deberá ser mayor de 16 años y menor de 25.  Además, el trabajador deberá carecer de cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo para concertar prácticas. La duración mínima del contrato será de un año y la máxima de 3 años. Por su parte, la retribución no podrá ser inferior al salario mínimo profesional. Las empresas utilizan esta modalidad para adquirir nuevo talento para formarlo según sus necesidades, y al trabajador para acceder a un mercado laboral cada vez más competitivo.
    • Contratos en prácticas: Esta modalidad de contrato tiene como finalidad la obtención de la práctica profesional adecuada a una titulación universitaria específica, formación profesional de grado medio o superior o títulos reconocidos, finalizado hace menos de 5 años. La duración del contrato de prácticas es de un mínimo de 6 meses a un máximo de 2 años, tanto si es a jornada completa como a jornada parcial. La remuneración establecida en el convenio colectivo para los contratos en prácticas, sin que pueda ser inferior durante el primer año al 60% del salario establecido en el convenio laboral para los empleados que ocupen el mismo puesto de trabajo, aumentando esta cantidad al 75% durante el segundo año de celebración del contrato.
    Post Tagged with

One Responseso far.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook